De nuevo, contra la censura

El pasado 6 de febrero por la noche se conoció que MVS había privado a Carmen Aristegui del espacio radiofónico que ocupó, durante más de dos años, en los noticieros de esa empresa. Un comunicado de MVS confirmó la sospecha generalizada: que la decisión de sacarla del espectro radioeléctrico fue tomada a raíz del comentario de la informadora sobre la manta exhibida en el Palacio Legislativo de San Lázaro unos días antes, por legisladores de oposición, en la que se aludía al alcoholismo de Felipe Calderón. “No es la primera vez que se habla de este tema, de un presunto alcoholismo de Felipe Calderón […] “Las sociedades requieren saber cuál es la condición de quien está tomando decisiones en nombre del interés general”, “Debería la propia Presidencia de la Rfepública dar una respuesta clara, nítida, formal, al respecto.” “Si efectivamente hay elementos firmes que hagan presumir un problema de alcoholismo de Felipe Calderón, tendría que ser tratado con la seriedad del caso”.

El asunto, como puede verse, fue abordado por la informadora con seriedad, respeto, transparencia y profesionalismo y no constituyó, como argumenta MVS, una “presentación y difusión de rumores como noticias”.

Independientemente de que la decisión de sacar del aire a Aristegui haya sido una aplicación distorsionada de lineamientos de ética periodística, una concesión en el contexto de la negociación entre el gobierno federal y la empresa por la ampliación y renovación de concesiones, o bien el acatamiento servil de una simple orden despótica procedente de Los Pinos, el resultado es un atropello a la libertad de expresión de la comunicadora, una violación al derecho a la información de los radioescuchas y una ominosa señal de autoritarismo, arbitrariedad y opacidad por parte de un régimen entrampado en su propia corrupción, en la torpeza de sus decisiones y en su falta de sentido nacional.

Los derechos de la ciudadanía en su conjunto han sido, pues, violentados. La sociedad no debe permitir que los poderes políticos, económicos y mediáticos que ostentan el control del país sigan quebrantando el orden constitucional y legal como lo hicieron –una vez más– al sacar del cuadrante la voz de Carmen Aristegui. No debe tolerarse la consolidación de un poder autocrático, censor, oligárquico y claramente antidemocrático en torno a la alianza político-empresarial y mediática que, de nueva cuenta, ha exhibido su intolerancia, su cerrazón y su instinto dictatorial. Por ello, es fundamental rechazar la censura en las frecuencias de MVS –frecuencias que pertenecen a la Nación, no a los concesionarios– y expresar en forma activa la plena solidaridad con Aristegui.


México, D.F., a 8 de febrero de 2011.-

domingo, 6 de enero de 2008

Enriqueta Chávez López, de la Red de Redes, propone que se envíen mensajes a W Radio para decir lo que pensamos de la salida de Carmen Aristegui de esa amisora. Se puede hacer por Internet (www.wradio.com.mx, picando en “Contáctenos”, que aparece en la barra de la izquierda de la página) o bien dejar mensajes de voz en el (55) 56841015.

4 comentarios:

MARICHUY dijo...

Que pena, hasta hoy me enteré de esta carta, así que ya no puedo firmar, solo diré lo que he dicho en muchas partes: Carmen Aristegui es, por lejos, la mejor periodista radial de este país; es además, una mujer digna y decente, hasta en su despedida fue integra, ni un asomo de autovictimizarse como hubiera sido fácil hacerlo.

Con su salida se patentiza una realidad innegable: si los medios de comunicación son a la vez reflejo e indicador del desarrollo social y democrático de un país, México, por si alguna duda teníamos, está muy subdesarrollado.

PS Mi indignación se incrementó esta mañana al leer lo que escribió Ciro Gomez Leyva en Milenio, ahí llama "los mas burdos", a quienes ven(vemos) censura en la salida de Carmen.

Noé Narváez dijo...

Yo tampoco me enteré a tiempo de esta carta, pero por supuesto que suscribo lo que en ella se dice.

La seguiremos a donde encuentre espacio.

Saludos

Magie dijo...

Hoy 7 de enero millones de mexicanos despertamos huérfanos de un noticiero que nos reflejara la realidad de un México que hasta hoy, dista mucho de ser democrático.

La salida de la periodista Carmen Aristegui es muestra del autoritarismo que gobierna en nuestro país. De un gobierno que a todas luces calla las voces que no le parecen, que le disgustan y le reclaman su falta de capacidad para gobernar este país.

Voces que como la de Carmen Aristegui. Gran periodista que luchaba día a día por dar a conocer los acontecimientos más importantes del país. Abriendo los micrófonos a todos los actores y sectores de la sociedad.

Con objetividad e imparcialidad en su programa de Hoy por Hoy Aristegui tocaba todos los enfoques de las noticias, sin estar en contra o a favor de ningún sector político.

Muchos podrán criticarla, muchos estarán felices por su salida. Estoy segura que habrá muchos comunicadores y comunicadoras que brindaron por su salida. Pero ninguno de ellos tiene la capacidad de llenar el vacío que Aristegui dejó en el cuadrante. Porque ninguno de ellos cuenta con la capacidad, el talento y el valor de ella.

Así que este lunes por la mañana en el que Aristegui iría a llevar a su hijo Emilio a la escuela, desperté sin ganas de prender la radio. En realidad no había para qué. No tendría sentido escuchar las voces de “periodistas” que se dicen objetivos y que sólo están al servicio del poder.

Lamento como muchos mexicanos la salida de esta periodista que sin duda es la mejor periodista del país. Indudablemente nos hace y nos hará falta el trabajo y la lucha que Carmen Aristegui hacía mañana a mañana al frente de los micrófonos.

Estoy segura que muy pronto Carmen Aristegui estará de vuelta, porque la historia del periodismo en México no se pude contar sin ella.

Con cariño, respeto y gran admiración para Carmen Aristegui

Anónimo dijo...

Este movimiento es meramente polìtico, primero el sr. Gutierrez Vivò en Monitor ahora Carmen Aristegui en Wradio, y los que le sigan, en 5 años no quedará nadie en los medios de comunicaciòn con la credibilidad suficiente, entonces las noticias serán transmitidas por la chupitos, Derbez (Eugenio), Adalberto Javier Ramones Martínez (Adal Ramones), o lo que es peor López Doriga y Ciro Gomez, en fin..... pobre México.
Mi Solidaridad con Carmen y con todos aquellas personas, que como yo nos sentimos agredidos.