De nuevo, contra la censura

El pasado 6 de febrero por la noche se conoció que MVS había privado a Carmen Aristegui del espacio radiofónico que ocupó, durante más de dos años, en los noticieros de esa empresa. Un comunicado de MVS confirmó la sospecha generalizada: que la decisión de sacarla del espectro radioeléctrico fue tomada a raíz del comentario de la informadora sobre la manta exhibida en el Palacio Legislativo de San Lázaro unos días antes, por legisladores de oposición, en la que se aludía al alcoholismo de Felipe Calderón. “No es la primera vez que se habla de este tema, de un presunto alcoholismo de Felipe Calderón […] “Las sociedades requieren saber cuál es la condición de quien está tomando decisiones en nombre del interés general”, “Debería la propia Presidencia de la Rfepública dar una respuesta clara, nítida, formal, al respecto.” “Si efectivamente hay elementos firmes que hagan presumir un problema de alcoholismo de Felipe Calderón, tendría que ser tratado con la seriedad del caso”.

El asunto, como puede verse, fue abordado por la informadora con seriedad, respeto, transparencia y profesionalismo y no constituyó, como argumenta MVS, una “presentación y difusión de rumores como noticias”.

Independientemente de que la decisión de sacar del aire a Aristegui haya sido una aplicación distorsionada de lineamientos de ética periodística, una concesión en el contexto de la negociación entre el gobierno federal y la empresa por la ampliación y renovación de concesiones, o bien el acatamiento servil de una simple orden despótica procedente de Los Pinos, el resultado es un atropello a la libertad de expresión de la comunicadora, una violación al derecho a la información de los radioescuchas y una ominosa señal de autoritarismo, arbitrariedad y opacidad por parte de un régimen entrampado en su propia corrupción, en la torpeza de sus decisiones y en su falta de sentido nacional.

Los derechos de la ciudadanía en su conjunto han sido, pues, violentados. La sociedad no debe permitir que los poderes políticos, económicos y mediáticos que ostentan el control del país sigan quebrantando el orden constitucional y legal como lo hicieron –una vez más– al sacar del cuadrante la voz de Carmen Aristegui. No debe tolerarse la consolidación de un poder autocrático, censor, oligárquico y claramente antidemocrático en torno a la alianza político-empresarial y mediática que, de nueva cuenta, ha exhibido su intolerancia, su cerrazón y su instinto dictatorial. Por ello, es fundamental rechazar la censura en las frecuencias de MVS –frecuencias que pertenecen a la Nación, no a los concesionarios– y expresar en forma activa la plena solidaridad con Aristegui.


México, D.F., a 8 de febrero de 2011.-

miércoles, 9 de enero de 2008

Nota de prensa

Despedida, una periodista mexicana demasiado crítica

Mal empezó el año de 2008 para la libertad de información en México. Una de las periodistas más influyentes del país, Carmen Aristegui, hubo de renunciar como presentadora del noticiero matutino en la cadena de radio privada W, pues su estilo crítico fue considerado incompatible con el nuevo ‘modelo editorial’ en vigor.

Radio W, donde Carmen Aristegui trabajó durante cinco años, pertenece a partes iguales entre el grupo mexicano Televisa –que produce el 80% del contenido audiovisual de México– y la española Prisa, propiedad del diario El País y del grupo editorial Santillana. La empresa, a través de un comunicado, ha justificado su decisión de no renovar el contrato de la periodista, el cual vencía el 5 de enero, dado que no aceptó incorporarse a un modelo basado en “el trabajo en equipo y el derecho a la información plural”.

Este argumento parece poco convincente según numerosos comentaristas mexicanos, alarmados de ver que salga de la escena de los medios una personalidad como lo es la señora Aristegui, sólo seis meses después de la desaparición -también provocada por una diferencia con los propietarios- de un noticiero informativo legendario, de José Gutiérrez Vivó en Radio Monitor, uno de los pioneros de la información critica en México. Gutiérrez Vivó se dice víctima de un “boicot económico”, provocado por la simpatía hacia el líder de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

El noticiero radiofónico que presentaba la señora Aristegui, de lunes a viernes, de seis a diez de la mañana, era por otro lado una locomotora que aseguraba a W Radio de fuertes ganancias publicitarias. La periodista tenía completa libertad sobre el contenido. Después de dos años, su emisión era una cita obligada de actores políticos y sociales, a los que ella cedía ampliamente la palabra, pero que sometía a cuestionamientos incisivos. Ciertos temas eran abarcados durante cuarenta minutos, una duración excepcional en los medios.

Veinte horas de radio por semana

Viernes, 4 de enero, en plenas vacaciones del auditorio y de su equipo, Carmen Aristegui recordó los fragmentos de valentía de los dos años precedentes: la difusión de las grabaciones de una conversación telefónica entre el gobernador de Puebla y un empresario, que evidenciaban un complot en contra de la periodista Lydia Cacho, denunciante de las redes de pornografía infantil; la controversia en torno a la elección presidencial de julio del 2006; y las acusaciones contra el arzobispo de México, el cardenal Norberto Rivera, supuesto encubridor de sacerdotes pedófilos.

Veinte horas de emisión semanales, retransmitidas a nivel nacional, influyen más en la opinión que la prensa escrita de calidad, leída apenas por el 10% de la población, recuerda el politólogo Sergio Aguayo. La periodista se hizo de poderosos enemigos, incluyendo Televisa, cuando apoyó la reforma electoral del 2007, que priva a los grupos mediáticos de jugosos negocios con anuncios de carácter político.

De acuerdo a Jorge Zepeda, editorialista del diario El Universal, ella también ha sido víctima del reajuste del grupo español Prisa, que ha preferido sabotear una emisión de fuerte audiencia, pero que se había convertido en demasiado “inquietante” para preservar sus intereses en un largo plazo dentro de un país clave de la América Latina. La decepción es grande hacia los españoles, considerados durante mucho tiempo como los “protectores” de la democratización mexicana: “Ello confirma el carácter autoritario de la estructura mediática (en México) y en el resto del mundo”, afirma Javier Corral, ex-senador del Partido Acción Nacional (PAN, de derecha) al poder, y feroz defensor del “derecho a la información”. M. Aguayo se preocupa de los efectos del aumento de cierres en los espacios mediáticos de la oposición: “Si la izquierda, que representa 30% del electorado, no encuentra la representación que merece, habrá una radicalización, fuente de inestablidad.”

Joëlle Stolz, corresponsal en México

(Traducción: Patricia Barrón)

4 comentarios:

José Antonio López Tercero Caamaño dijo...

Me adhiero a la protesta por el despido de Carmen Aristegui y anexo copia del mensaje que envié a la Wradio:

W radio
A quie corresponda:

Realmente me parece un lástima que su nuevo modelo editorial no sea compatible con el trabajo de una de las comunicadoras más comprometidas con la realidad de nuestro pobre país. Y sí, pobre, pues, además de contar con miseria, corrupción, narcotráfico, violaciones de derechos humanos, entre otras tristes "virtudes", cuenta también con un gobierno y una industria de medios de comunicación cuyos únicos objetivos reales son el enriquecimiento y el poder por el poder, a costa de lo que sea. ¡Lástima que no se han dado cuenta de que, si tuviéramos un país con gente más preparada, más democrático y más honesto, también podrían enriquecerse (posiblemente un poco menos), pero habría menos problemas y menos miseria, en todos los sentidos!
Evidentemente, y por fortuna, alguien como Carmen Aristegui no cuadra con esos objetivos, así que tendremos que esperar a ver a dónde la seguimos para poder compartir con ella su información cargada de ética y valores de los que serían deseables para cualquier sociedad.

Agradezco su atención y deseo profundamente que algo ocurra en este país para que cambie la visión de sus dirigentes y de quienes ostentan el poder en la realidad.

José Antonio López Tercero.

Champy dijo...

Lejos de darme verguenza me da gusto.

Y Alabo la acción de Jose Antonio.

MARICHUY dijo...

Pedro
Mira tu, mejor en "Le Monde" y no en "El país"

Abrazo

PS Como siempre, bien centrada la nota del corresponsal de “Le Monde”; a mi me gusta mucho, recuerdo una que hizo sobre el incremento al precio de las tortillas bastante buena, así como su entrevista a AMLO

Pedro Miguel dijo...

Me parece que, como radioemisora, la W hizo el peor negocio de su vida; sus accionistas, en cambio, deben estar esperando algo a cambio de sacrificar de manera irremediable la credibilidad de la emisora.

Marichuy: el problema es que PRISA ya posee un importante porcentaje de acciones de Le Monde, y va por más.
Abrazo.