De nuevo, contra la censura

El pasado 6 de febrero por la noche se conoció que MVS había privado a Carmen Aristegui del espacio radiofónico que ocupó, durante más de dos años, en los noticieros de esa empresa. Un comunicado de MVS confirmó la sospecha generalizada: que la decisión de sacarla del espectro radioeléctrico fue tomada a raíz del comentario de la informadora sobre la manta exhibida en el Palacio Legislativo de San Lázaro unos días antes, por legisladores de oposición, en la que se aludía al alcoholismo de Felipe Calderón. “No es la primera vez que se habla de este tema, de un presunto alcoholismo de Felipe Calderón […] “Las sociedades requieren saber cuál es la condición de quien está tomando decisiones en nombre del interés general”, “Debería la propia Presidencia de la Rfepública dar una respuesta clara, nítida, formal, al respecto.” “Si efectivamente hay elementos firmes que hagan presumir un problema de alcoholismo de Felipe Calderón, tendría que ser tratado con la seriedad del caso”.

El asunto, como puede verse, fue abordado por la informadora con seriedad, respeto, transparencia y profesionalismo y no constituyó, como argumenta MVS, una “presentación y difusión de rumores como noticias”.

Independientemente de que la decisión de sacar del aire a Aristegui haya sido una aplicación distorsionada de lineamientos de ética periodística, una concesión en el contexto de la negociación entre el gobierno federal y la empresa por la ampliación y renovación de concesiones, o bien el acatamiento servil de una simple orden despótica procedente de Los Pinos, el resultado es un atropello a la libertad de expresión de la comunicadora, una violación al derecho a la información de los radioescuchas y una ominosa señal de autoritarismo, arbitrariedad y opacidad por parte de un régimen entrampado en su propia corrupción, en la torpeza de sus decisiones y en su falta de sentido nacional.

Los derechos de la ciudadanía en su conjunto han sido, pues, violentados. La sociedad no debe permitir que los poderes políticos, económicos y mediáticos que ostentan el control del país sigan quebrantando el orden constitucional y legal como lo hicieron –una vez más– al sacar del cuadrante la voz de Carmen Aristegui. No debe tolerarse la consolidación de un poder autocrático, censor, oligárquico y claramente antidemocrático en torno a la alianza político-empresarial y mediática que, de nueva cuenta, ha exhibido su intolerancia, su cerrazón y su instinto dictatorial. Por ello, es fundamental rechazar la censura en las frecuencias de MVS –frecuencias que pertenecen a la Nación, no a los concesionarios– y expresar en forma activa la plena solidaridad con Aristegui.


México, D.F., a 8 de febrero de 2011.-

sábado, 5 de enero de 2008

Los cuñados comodísimos

Diego Hildebrando y Juan Ignacio Zavala

6 comentarios:

samuelta dijo...

simplemente la mejor
Carmen aristegui es el(a) mejor periodista de Mexico.

Tarde o temprano se les volteara el chirrion por el palito a la elite analfabeta

Siempre con carmen!

Javier torres

Urratemai Díez dijo...

Es claro que este gobierno -siguiendo la tradición de los anteriores- le teme al periodismo independiente, crítico. Tan esto es cierto, que sólo en Irak mueren más periodistas que en nuestro país. Y cuando no los asesinan, los silencian, como es el caso del programa de Carmen Aristegui en la W.
Sin Carmen en la W, esa estación de radio se convierte en un WC. Todo lo que tocan los hermanos incómodos se convierte en materia fecal.

Julio dijo...

Expreso mi más enérgico desacuerdo por la censura sufrida por Carmen Aristegui. México retrocederá aún más en su vida democrática si su pueblo lo sigue consintiendo. Hemos soportado ya bastante, ¿hasta cuando vamos a seguir permitiendo que nos tapen la boca y nos llenen los oídos con mentiras, argumentos sin peso e información manipulada?



Por mi parte, me comprometo a luchar por el derecho a la información, la pluralidad, la soberanía de conciencias y al ejercicio crítico. La represión y la manipulación de información no tendrán cabida en el México del siglo 21.





¡Viva la libertad de expresión!







Gracias Carmen, eres un ejemplo para todos. Esperamos tu regreso a los medios.

Con saludos afectuosos,


Julio Carrillo

KIKKA dijo...

La familia de Calderón y la familia de la esposa de Calderón

SON UNA VERGÜENZA

Ladrotes raterazos de alta alcurnia

Que a nadie se le ocurra pedir un subsidio para darle de comer a sus hijos, porque los tachan de HUEVONES, aunque trabajen todo el día.

Ese par de DELINCUENTES Diego Hildebrando y Juan Ignacio Zavala han tragado y vivido a costillas de la gente más humilde de México.

Desde aquí, les digo, SEAN MALDITOS LO QUE LES RESTA DE VIDA.

Y como dijo Doña Sara García en la Película "Mecánica nacional"

CUÑADOS ENCUERADOS: ¡¡MAL PARIDOS, IMPOTENTES!!

Champy dijo...

A poco no es para retorcerze del coraje nomás de ver a ese par.........

Juro por Dios estar en contra d ela violencia..... pero que no me los pongan en frente porque no respondo.

Y esos mentecatos nunca serán de alta alcurnia, como van a ser de alta alcurnia seres que roban que tranzan que mienten que saquean al pais..... Alcurnia la de Carmen.

lunatak dijo...

ratas nefastos descarados esta llegando el momento de bajarlos del poder a como de lugar,no volveremos a oir esa estacion. nido de ratas.
Estamos contigo Carmen aristegui
sigue luchando porque no callen nuestras voces. solo el gobierno y la W, se daran cuenta de que sus errores los pagaran muy caro, y eres unica.
Jalisco, esta contigo.
fecal, no terminara el sexenio, dios nos escuche.
que nosotros pondremos nuestra granito de arena.