De nuevo, contra la censura

El pasado 6 de febrero por la noche se conoció que MVS había privado a Carmen Aristegui del espacio radiofónico que ocupó, durante más de dos años, en los noticieros de esa empresa. Un comunicado de MVS confirmó la sospecha generalizada: que la decisión de sacarla del espectro radioeléctrico fue tomada a raíz del comentario de la informadora sobre la manta exhibida en el Palacio Legislativo de San Lázaro unos días antes, por legisladores de oposición, en la que se aludía al alcoholismo de Felipe Calderón. “No es la primera vez que se habla de este tema, de un presunto alcoholismo de Felipe Calderón […] “Las sociedades requieren saber cuál es la condición de quien está tomando decisiones en nombre del interés general”, “Debería la propia Presidencia de la Rfepública dar una respuesta clara, nítida, formal, al respecto.” “Si efectivamente hay elementos firmes que hagan presumir un problema de alcoholismo de Felipe Calderón, tendría que ser tratado con la seriedad del caso”.

El asunto, como puede verse, fue abordado por la informadora con seriedad, respeto, transparencia y profesionalismo y no constituyó, como argumenta MVS, una “presentación y difusión de rumores como noticias”.

Independientemente de que la decisión de sacar del aire a Aristegui haya sido una aplicación distorsionada de lineamientos de ética periodística, una concesión en el contexto de la negociación entre el gobierno federal y la empresa por la ampliación y renovación de concesiones, o bien el acatamiento servil de una simple orden despótica procedente de Los Pinos, el resultado es un atropello a la libertad de expresión de la comunicadora, una violación al derecho a la información de los radioescuchas y una ominosa señal de autoritarismo, arbitrariedad y opacidad por parte de un régimen entrampado en su propia corrupción, en la torpeza de sus decisiones y en su falta de sentido nacional.

Los derechos de la ciudadanía en su conjunto han sido, pues, violentados. La sociedad no debe permitir que los poderes políticos, económicos y mediáticos que ostentan el control del país sigan quebrantando el orden constitucional y legal como lo hicieron –una vez más– al sacar del cuadrante la voz de Carmen Aristegui. No debe tolerarse la consolidación de un poder autocrático, censor, oligárquico y claramente antidemocrático en torno a la alianza político-empresarial y mediática que, de nueva cuenta, ha exhibido su intolerancia, su cerrazón y su instinto dictatorial. Por ello, es fundamental rechazar la censura en las frecuencias de MVS –frecuencias que pertenecen a la Nación, no a los concesionarios– y expresar en forma activa la plena solidaridad con Aristegui.


México, D.F., a 8 de febrero de 2011.-

sábado, 12 de enero de 2008

Vengo llegando de vacaciones y me topo con la noticia. Menos mal que no me enteré el lunes al encender la radio. Habría sido un shock. Lo peor del caso es que no me sorprende; era previsible, lo cual no deja de ser un atropello escandaloso contra la libertad de expresión y contra el profesionalismo de una de las pocas voces críticas que tiene nuestro país. Me uno a la indignación de miles de mexicanos que censuramos la censura. Echaré de menos a Carmen, y, como muchos otros, espero el día en que podremos volver a escucharla en otro espacio, un espacio abierto y plural. Un espacio informativo de a deveras, no como los que produce Televisa. Sandra Strikovsky

*

Mis mañanas son ahora grises, como los comentaristas de la W que sí se ajustan al "nuevo modelo de periodismo" de PRISA y que resultan plenamente intercambiables, sustituibles, olvidables.

Callarán --tan sólo por un poco tiempo-- a Carmen Aristegui, pero no lograrán impedir que los millones que la escuchábamos, que la llegamos a considerar parte entrañable de nuestra vida, dejemos de exigir que el periodismo en México se acerque, aunque sea un poco al "modelo Carmen Aristegui", es decir, al verdadero ejercicio de información y crítica, de reflexión y análisis que ella practica.

Estamos dispuestos a comprar acciones, como alguna vez hicimos con La Jornada, para crear una estación de radio por Internet en la que ella, y otros con ella, puedan llegar a todos nosotros. Demostraremos que somos millones los que ya estamos cansados de que nos mientan, nos engañen, nos manipulen, nos atosiguen y desinformen los grandes consorcios radiofónicos.

Ahora la razón --y la tecnología-- están de nuestro lado.

Un saludo afectuoso. Alicia Sepúlveda Núñez

*

Grupo del poder?, empresarios?, grupo que se ha adueñado del país?. pudieran ser un poco mas explícitos en los responsables del hecho y los riesgos reales que se corren. Carmen seguirá trabajando y seguirá representando una voz disidente en donde esté. un saludo afectuoso para ella... Mario Ramírez Salas

*

Me uno al duelo nacional por el nefasto atentado a la libertad de expresión y al derecho a la información ejecutado por Televisa y Santillana. Repudio total a sus prácticas manipuladoras, supuestamente defendiendo la libertad de expresión ante las modificaciones efectuadas en el Congreso de la Unión, pero por otro lado mutilando la voz de la democracia, en este caso representada por Carmen Aristegui.

¿Dónde escuchar nuevamente a Carmen? Estaré pendiente.

Desde Cuernavaca, con un saludo fraternal: Patricia Aguilar A.


*

Me parece lamentable el autoritarismo y la intolerancia cada vez más atroz de los medios de comunicación y del gobierno. Me parece que la sociedad civil no podemos cruzarnos de brazos frente actos como este o como lo ocurrido con el fallo de la Corte en el caso de Lidia Cacho. Jasmin Aguilar

*

Si piensan que cada mañana ya no habrá despertar de conciencias censurando "hoy por hoy" a las voces valientes, se equivocan.

Mis más sincero apoyo a Carmen Aristegui. Yadur González

*

En un país donde la impunidad es la regla, la voz de Carmen es y debe seguir siendo una luz para los que queremos otro México. Ana Laura Zavala y Jorge Peón Peralta

*

Hoooolas Carmen: Quiero decirte que llevo varios años siendo tu admirador, desde antes cuando trabajabas con Javier Solórzano, siempre me diste la idea de honestidad, capacidad y de agudeza mental. Te felicito por tu valentía y tus dotes de REAL periodista. Cada vez quedan menos y tú eres la mejor.

Es muy lamentable la situación de mordaza informativa que priva en los medios del país. Considero que los empresarios han dado un gran giro en su perspectiva con respecto al gobierno. Hace años, por ejemplo en 1968, los medios no sacaban la verdad en sus notas, por miedo a la reacción del gobierno. Ahora ellos son parte del gobierno, son los que quitan y ponen a los políticos o cuando menos los maicean para que actúen a su conveniencia. Esta situación nos remonta a los tiempos de Díaz Ordaz, sólo faltaría que vayan grupos de choque a destruir instalaciones de algunos de los medios que todavía se atreven a hablar con la verdad, aunque se moleste el Reyezuelo actual.

Ahora, si tomamos en cuenta las represiones que hoy en día se están sucediendo, ya podemos remontarnos a los tiempos de don Porfirio Díaz. Estamos en plena regresión y es cuando más se necesitan voces sinceras y valientes como la tuya.

Yo espero que continúes con tu línea de información, en congruencia con la imagen que has sabido crear en nosotros tus seguidores. De esta manera, tendrás éxito, porque te vamos a seguir a dondequiera que vayas. Felicidades y pues para adelante con optimismo. René Monroy Ramos

*

Te extrañamos mucho y nos indigna esta situación. Saludos y todo nuestro apoyo. Itzel Rodríguez González y Fernando Domínguez

*

Comentario: el día que Carmen anunció en su programa que éste era el último conducido por ella simplemente abrí la ventana buscando aire y no lo hallaba.

Con respecto a la actitud de Televisa sólo decir que nada nuevo bajo el sol, pretenden que la realidad sea modelada por sus mentiras y su capacidad de manipulación; como si la realidad no tuviera autonomía. Con respecto al grupo PRISA comentar que son una vergüenza absoluta y que su comportamiento muestra que la libertad y la democracia real expresan, "hoy por hoy", que la derecha y la izquierda tienen que ver con el norte y el sur y los intereses que ahí se conjugan, eso explica que el PSOE sea muy PS en su casa y sin embargo un fascista en la casa del otro, uno que vive en el "sur"

Un abrazo para Carmen Aristegui. María Novoa

*

Envío mi solidaridad a Carmen Aristegui y me gustaría apoyar un nuevo medio de comunicación para una sociedad con muy pocas opciones de información de calidad. Carmen Gómez Pezuela Reyes

*

Me suscribo a la protesta por la salida del aire del Carmen Aristegui, ya que siempre desempeño su trabajo periodístico con profesionalismo en la emisión de Hoy por Hoy. Calderón y familia no tienen porque privar a los ciudadanos de la información de lo que verdaderamente ocurre en México.

Siento que mi derecho a la información es constantemente violado, pues la mayoría de los medios solamente presentan una versión oficial de las noticias y no presentan todas las versiones, siendo por esto medios parciales y oficialistas. Estos comunicadores presentan una realidad ficticia dictada por los políticos en la que no ocurre nada en el país y todo está muy bien. Natalia Rocha

Creo que la única forma de hacer llegar a hacer entender a la gente bien la política son los programas como "hoy por hoy" u otros programas en donde hay una cierta objetividad y un tema tratado con los puntos importantes, no desarrollándolo mucho ya q eso hace del tema algo comprensible y sin "tantas vueltas" como suelen hacer sus discursos los políticos, es pura lengua lo que puede hacer del discurso aparente ser algo con buenas intenciones cuando lo que en resumidas palabras en realidad, no es algo con lo que mucha gente estaría de acuerdo y si a eso agregamos las consecuencias o lo que "hay detrás" de la política las cosas serían mas claras. Descubriríamos que no estamos en un lecho de rosas y sin embargo aprenderíamos a clasificar nuestros intereses.

Finalmente, la única manera que encuentro de hacer un programa objetivo, es la de pedir un espacio aparte, es decir un canal de radio por ejemplo en donde no exista una jerarquía y los locutores sean privilegiados de entrar ahí y que ellos mismos tengan el control de la estación o bien del programa que sería mucho mas fácil, que ellos decidan, quien entra y quien se va, es mas completo o complicado pero creo que es una mejor forma de llegar a objetividad o equilibrio para el bien de los medios de comunicación.

Espero haberme hecho entender... Hasta luego y suerte. Valentín Portillo Galván

*

Maldición! Me estoy cansando de tener la esperanza en que eventualmente, el sentido común y la cordura triunfarán en este país. Y mientras tanto padecemos la depredación española. Saludos Carmen y donde te encuentres estaremos ahí para apoyarte y exigirte ser como eres. Marco Antonio Rangel

*

Mi nombre es Jorge Gómez Naredo. Suscribo por supuesto la carta. Por cierto, acá, en Guadalajara, de donde soy, una ciudad acostumbrada a la apatía y a la no manifestación de lo que molesta, ha habido (como ustedes ya han dado cuenta) indignación y movilización. Se nota el apoyo, hay muchas personas que escuchaban a Carmen Aristegui (aunque acá le quitaban una hora a su programa) en la ciudad y de verdad que muchos están muy tristes. Porque lo que se siente es tristeza mezclada con indignación e impotencia.

Muchos columnistas han redactado también algunos artículos sobre el caso. Así que aunque acá en Guadalajara exista mucha apatía, hay algo que se mueve y eso es bueno, muy bueno.

2 comentarios:

siwakoatl dijo...

No puedo acceder a la lista de firmas, ¿ocurre algún problema?
Gracias.

Pedro Miguel dijo...

Muchas gracias por avisar, Siwakoatl. Ya está resuelto el problema.